Los sistemas que aconsejamos desde Kimet Sport para el fútbol base son el: 1-4-3-3 y 1-4-4-2. Debido a que ambos sistemas pueden ser de ocupación e incorporación, transversales y longitudinales, según sus diferentes variaciones.

Son sistemas base para el resto, el resto de sistemas parten de estos dos atendiendo a diferentes variantes.

Porporcionan una participación constante de ataque y defensa, y son los sistemas que menos dificultades tácticas plantean.

Debido a las características de estos sistemas existe buen reparto de esfuerzo físico, ya que ocupan correctamente el espacio del juego, tanto externa como internamente, facilitan la adquisición de perspectiva espacial y existe buena proximidad entre compañeros, lo que facilita además las ayudas colectivas (tanto ofensivamente como defensivamente).

Estos sistemas también permiten desarrollar la polivalencia entre puestos.